miércoles, 12 de septiembre de 2007

Recta final: Cinco Hermanos

El próximo martes se podrá ver en Cuatro los dos últimos capítulos de la primera temporada de Cinco Hermanos.
Empecé a ver la serie por FOX pero tuve que esperar a Cuatro porque mi madre es la dueña del mando de la tv de arriba (la que tiene el Digital + xD) y no le entusiasmo demasiado la serie. A mi al principio tampoco, la veía demasiado dramón pero en cambio sus personajes me atraían mucho y la seguí viendo.

No recuerdo exactamente el capítulo pero no muy tarde descubrí la vis cómica de la serie, que la tiene, y me encantó. Lo que más me gusta de la serie es precisamente eso, la facilidad que tiene para pasar del drama a la comedia en dos segundos. La relación entre los hermanos es, como poco, peculiar y ha dado lugar a grandes momentos divertidos que han servido como alivio al drama que viven en sus vidas.

A mi parecer la primera temporada ha sido totalmente ascendente. Se han sabido sacar ases de la manga si repetir situaciones y eso en un drama familiar se agradece porque estoy cansado de que en otras series, por ejemplo, un matrimonio sufra tres rupturas, tres reconciliaciones y dos embarazos, ¡en una sola temporada! Otro de sus puntos fuertes son para mí las referencias a la cultura, especialmente política, que aparecen prácticamente en cada capítulo. La serie trata temas políticos de total actualidad vistos desde una familia donde sus integrantes piensan de diferente manera. Se critica la guerra de Irak y se habla sobre los derechos de los homosexuales desde todos los puntos de vista por lo que, de alguna manera, te sitúas del bando de uno personaje u otro. Decir que Calista Flockhart se pronunció al respecto diciendo que no compartía las ideas políticas de su personaje. Me llamó especialmente la atención el emotivo doble capítulo que recuerda ,a modo de flash back, como vivieron los Walker la mañana del 11-S, uno de los mejores capítulos de la serie.

Tan solo me queda ver el final para terminar esta temporada, que hasta el momento esta siendo redonda, con el convencimiento de que tras ver los capítulos que me quedan seguiré manteniendo la misma opinión.


1 comentario:

ALX dijo...

A mi me da la impresión de que los propios guionistas de la serie se dieron cuenta de que no tenían que ser tan dramáticos y fueron aligerando un poco añadiendo más comedia. Y llegaron a conseguir un buen equilibrio en muchos de los episodios. Aún así, mi parte favorita de la serie es hacia la mitad, porque me quedé con la impresión de que en los últimos capítulos volvían a tender hacia el dramatismo.

A ver que tal la segunda temporada.